AHSA Amigos de los Humedales del Sur de Alicante
Asociación para la protección y conservación de los humedales del Sur de Alicante
http://ahsa.org.es/

La contraposición entre agricultura y conservación de zonas húmedas ha marcado tradicionalmente las relaciones entre regantes y ecologistas con una desconfianza mutua, pero en el sur de Alicante las circunstancias han permitido que esa relación se convierta en colaboración activa.

En el marco de las movilizaciones, a mediados de los 90, en contra de la contaminación del río Segura y en defensa de su Huerta Tradicional, en las que AHSA participa de forma activa, tomamos contacto con este espacio de gran interés ambiental, histórico y paisajístico e íntimamente ligado a los humedales asociados a la antigua Albufera de Elche.

Campo regado

Azarbe ancha
Campo regado en Los Carrizales de Elche (arriba) Azarbe Ancho a su paso por la vereda de Manzanilla.

A partir del «descubrimiento» del interés de estos espacios agrarios, desde AHSA iniciamos un seguimiento de los valores ambientales de Los Carrizales de Elche, el sector mejor conservado de la Huerta Tradicional del Bajo Segura, centrándonos en la diversidad de la avifauna, elaborando un inventario ornitológico durante 2004, cofinanciado por el Ayuntamiento de Elche y AHSA, en el que se obtuvieron datos referentes a 164 especies.

Garceta grande manzanilla 2
Garceta grande en la charca de La Manzanilla.

Los Carrizales disfrutan de una situación estratégica, entre los parques naturales de las salinas de Santa Pola y El Hondo, formando parte de la Zona Perimetral de Protección de este último; además, este paraje está incluida en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana como zona nº 13, desde su aprobación en 2002.

Image
Plano del ámbito territorial de la Comunidad de Regantes de Los Carrizales de Elche.

El ámbito territorial de la Huerta Tradicional del Bajo Segura está condicionado por sus terrenos llanos e impermeables que impiden que el agua se filtre a cierta profundidad; por ello, la que entra en esta vega tiende a embalsarse. La puesta en cultivo de estos terrenos, otrora pantanosos, se inició a partir de la Edad Media, cuando se abrió una red de canales (en el sur de Alicante denominados azarbes, del árabe as-sarb) que por una parte transportan el agua, procedente del río Segura, para regar los campos y por otra recoge los sobrantes de riego, que son reutilizados aguas abajo en otras parcelas, como ejemplo de un aprovechamiento ejemplar del agua. En la actualidad, estos sobrantes de riego nutren importantes humedales de alto valor ambiental que forman parte de El Hondo y las salinas de Santa Pola.

Azarbe-del-robatori segado
Cabecera del azarbe del Robatori.

Desde hace años, buena parte de estos azarbes han visto como sus orillas han sido cementadas y los que aún mantienen sus márgenes en estado natural, son periódicamente fumigados con herbicidas. No es así en el caso de Los Carrizales de Elche, cuya Comunidad de Regantes mantiene la mayor parte de sus azarbes en estado natural y controla la vegetación de las orillas (carrizo) de manera mecánica, evitando en todo momento la utilización de agrotóxicos en el control de la vegetación palustre, lo que confiere a este espacio agrario un notable valor ambiental y paisajístico.

Culebrina antes

Culebrina cementado copia
Azarbe de Mayayo antes y después de su cementación.

En AHSA siempre hemos sido conscientes de la necesidad de la implicación de los grupos conservacionistas en la gestión de los espacios naturales, ya sea por la vía de la colaboración con las administraciones públicas, a través de acuerdos con propietarios privados o con la adquisición directa de terrenos de interés ambiental. Fruto de esa convicción y de la disponibilidad de recursos en aquel momento, surgió la iniciativa de adquirir un terreno para desarrollar un proyecto de restauración ambiental.

En seguida pusimos el foco en una pequeña finca abandonada y completamente degradada por el vertido de escombros y basuras situada en Los Carrizales. El objetivo era llevar a cabo una experiencia de recuperación de una zona húmeda que pudiera ser reproducida después en otros puntos de este espacio natural, que se encontraban abandonados o en estado de intensa degradación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Estado inicial de la parcela donde se realizó el proyecto de restauración ambiental de la charca de Manzanilla.

 

EXPERIENCIA DE RECUPERACIÓN EN LOS CARRIZALES

La parcela, de forma triangular y 15.000 m2 de superficie, limita con el Azarbe Ancho al este, con el Canal de Riegos de Levante al oeste y por la denominada Colada de Manzanilla al norte, vía pecuaria que dio nombre a la nueva zona húmeda.

El terreno fue adquirido en 2005. La actuación tuvo como objetivo la recreación de lo que fue el ecosistema natural de la zona, además de su adecuación para la realización de actividades de educación ambiental. Las obras se iniciaron en julio de 2006, con la retirada de los residuos presentes en la parcela. A continuación, se rebajó un metro la rasante original del terreno para favorecer el afloramiento del agua del acuífero y la creación de una lámina de aguas permanentes.

Debido a que la tierra procedente de la excavación estaba mezclada con gran cantidad de restos de escombros procedentes de las antiguas azarbetas que habían sido cegadas con estos materiales, no pudo utilizarse para ser extendidas en terrenos agrícolas adyacentes, por lo que con ella se conformó una mota perimetral que sirviera para proteger la charca del exterior y garantizar una mayor tranquilidad a las aves presentes en la zona. Por otra parte, se rebajó considerablemente el coste del proyecto, tanto desde un punto de vista económico como ambiental, debido a que la escombrera más cercana estaba situada a más de 25 km de distancia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Movimiento de tierras para la excavación de la laguna.

Se crearon cuatro isletas de perfil irregular para ofrecer un lugar seguro de nidificación o descanso para las aves acuáticas. Se cubrió de geotextil (material textil sintético) la superficie de tres de ellas para limitar el crecimiento de vegetación y favorecer la nidificación de aves limícolas. Una vez finalizado el movimiento de tierras, se procedió al vallado de la parcela con malla cinegética para evitar el vertido de residuos y facilitar la canalización de los visitantes de la charca. Por otra parte, con el fin de dotar de recursos hídricos a la charca en caso de necesidad, fue conectada a través de una tubería con el cercano azarbe Ancho y se instaló una compuerta para regular la entrada de agua.

La llegada de diferentes especies de aves acuáticas se produjo cuando aún no había finalizado el movimiento de tierras. Pese a que el 2006 fue un año bastante seco, ya en agosto se había formado la lámina de agua, siendo detectados diferentes ejemplares de Garza real (Ardea cinerea), Cigüeñuela (Himantopus himantopus), Alcaraván (Burhinus oedicnemus), Chorlitejo chico (Charadrius dubius), Andarríos grande (Tringa ochropus) y Correlimos de Temminck (Calidris temminckii).

Más tarde, se construyó un observatorio de aves para el seguimiento de la fauna presente en la zona y para el desarrollo de actividades de educación ambiental, para lo que se utilizó madera ecológica, sin tratamientos a base de arsénico.

Construccion obs
Construcción del observatorio.

 

Debido al intenso movimiento de tierras efectuado y con el fin de acelerar el proceso de revegetación natural, se procedió a la plantación de diferentes especies de plantas adaptadas al medio salino de esta zona, como distintas especies de tarajes (Tamarix sp); en las orillas se plantaron también ejemplares de junco común (Juncus acutus) y se sembró con semillas de Sarcocornia fruticosa recogidas en saladares del entorno. Por último, se plantaron plantones de Ruppia maritima en el lecho de la charca. En la zona perimetral de la parcela se plantaron moreras (Morus nigra) y Olmo común (Ulmus minor), una especie duramente castigada por la grafiosis, pero que en el sur de Alicante aún se mantiene en algunas zonas, las moreras no acabaron prosperando debido a la alta salinidad de los suelos, sin embargo, media docena de olmos se adaptaron de forma sorprendente, aguantando los periodos secos y la salinidad de suelo.

Repoblacion17-w
Jornada de revegetación.

En los meses posteriores a las obras de restauración de la charca de la Manzanilla, desde la Comunidad de Regantes de Los Carrizales de Elche, se comienza a gestar el proyecto del Parque Natural Agrario de Los Carrizales, que tiene como objetivo revitalizar la actividad agrícola a través de una mejora de la calidad de los productos que allí se cultivan y de la puesta en valor de su interés ambiental, que encuentra en AHSA un aliado para su implantación. Más tarde vendrían los acuerdos de custodia del territorio, el proyecto de la charca del Prado con los compañeros de ANSE (Asociación de Naturalistas del Sureste), la petición a la Consellería de Medio Ambiente para la inclusión de Los Carrizales en la ZEPA de El Hondo, que tras varios años demandando esta protección, finalmente se consigue el inicio de los trámites para su declaración. Una verdadera alianza entre ecologistas y regantes.

charca manzanilla
La charca de La Manzanilla en la actualidad.
DOCUMENTAL: AZARBES, CAUCES DE VIDA, http://ahsa.org.es/videos-documental-ahsa-azarbes

***********************************************************************************

Os invitamos a dejar un comentario al final de la página. ¡Gracias!

Anuncios