EcoCampus Granada

En ocasiones las estrategias reproductivas de algunos animales son cuanto menos arriesgadas. Apuestan fuerte a una sola mano de tal forma que con suerte pueden lograr algo importante pero también pueden quedarse sin nada. Un ejemplo de lo que queremos decir es el sapo corredor (Epidalea calamita) el cual pone sus huevos en charcos temporales. Miles de renacuajos nacen y viven sin competencia en esos ecosistemas temporales sin muchos depredadores. Si el charco aguanta lo suficiente miles de pequeños sapos de apenas un centímetro empezaran una vida terrestre. Pero muchos años debido a las fluctuaciones naturales del clima mediterráneo los charcos se secan produciéndose la muerte de todos. Esto está siendo agravado

por el cambio climático que estamos provocando. Esto hace que la arriesgada apuesta del sapo se pierda con más frecuencia y miles de renacuajos mueren de forma habitual. Esta mortalidad tan elevada es un proceso natural…

Ver la entrada original 566 palabras más