Cientos de expertos y 16 colectivos ecologistas han alertado de los “daños irreversibles” que provocan las cabras asilvestradas en la biodiversidad de Teno y Anaga.