El Retiro recupera sus tradicionales olmos gracias a nuevos árboles resistentes a la grafiosis