El Fisgón de Anaga Der Schnürffel von Anaga

Lapandemiadel COVID-19 nos está dejando imágenes insólitas en muchos lugares del mundo, entre ellas la de nuestras playas, que han cambiado su imagen habitual de toallas y sombrillas por un rostro más amable, el de nuestra flora autóctona.

Es sorprendente ver cómo la naturaleza se abre paso, osada y casi a hurtadillas decualquier caminante solitario. Así, es posible encontrarse con ejemplares en los que normalmente no reparamos, auténticos supervivientes de zapatillas, cholas, balones…, de nosotros mismos como personas.

Uno de estos supervivientes tozudos es la Astydamia latifolia,una especie nativa en las Islas Canarias, que suele darse en ambientes costeros y rocosos. Se trata de una planta bianual o perenne, con tallos y hojas carnosas, de color verde claro hasta verde glauco, que se conoce como «lechuga o acelga de mar«, tanto por su apariencia como por crecer en zonas de alta salinidad.

Nominación

Ver la entrada original 412 palabras más